Bienestar creativo

Hay pocas cosas que tenga tan claras en la vida como saber cuáles son las que más me gustan, y tengo suerte en ese sentido. Tengo mil cosas que me apasionan, con las que pasaría horas, con las que disfruto aprendiendo y mejorando. Y solo tengo una vida para todas cuando me gustaría tener 7, como mínimo.

Y el tiempo no es infinito, claro.
En medio del arrullo de cosas-que-debería-hacer a veces consigo sacar ese hueco para me-apetece-mucho-hacer-esto. Pero no soy capaz de cuidar y mimar todas mis aficiones al mismo tiempo (ojalá). Cuando me organizo pienso "¿A qué le debería dar prioridad?" y es tan, tan difícil. Muchas veces me guío por el momento: si prefiero que sea de día para hacer fotografías o para esculpir, o si por la noche escribo mejor. La mayoría de las veces acabo dibujando o escribiendo, porque es esa cosa que he hecho siempre cuando he querido y en cualquier lugar; garabatos. Y en esas he terminado hoy también.

Estoy pasando por un momento difícil y quiero creer que cada vez estoy también más cerca de salir. El último empujón. Quiero recuperar mis ganas, mi estabilidad, mi ritmo; quiero no ahogarme ni sentir que todo se me vendrá encima. Y para ello llevaba meses y años con alondras en la cabeza hasta que al final saqué fuerzas para hablar por primera vez y pedir ayuda para sacarlas. Explico esto porque para mí crear es un punto de calma y seguridad en mi vida y nunca debería haber dejado que me arrebatasen el tiempo que le quería dedicar. 
Ahora que no estoy en medio del ritmo del curso y que sólo tengo una tarea (el TFG con la escultura más laboriosa que he hecho nunca) he conseguido por primera vez en 3 años decir "hasta aquí por hoy". Parar de trabajar antes de la cena y no volver a coger las herramientas hasta el día siguiente. Así que de repente ¡mis noches vuelven a ser para mí! Era así de sencillo y me resultaba así de complicado.

Y ahora que tengo el espacio la Gran Incógnita es "¿Por dónde empiezo?" Cuando digo que ojalá días de muchas más horas y muchos más brazos y mucha más energía lo digo de verdad, porque si el ser humano no se cansase nunca yo sé que sería feliz creando.



Mi libreta de proyectos, ese lugar lleno de preguntas, esquemas y garabatos espontáneos de los que quiero traeros más. Y esas dudas cuando te quieres abrir en el mundo laboral pero tienes demasiado dentro y yo lo que quiero es mostrarme tal cual soy. Y quiero que mi trabajo refleje todo lo que me da vida, porque esto es mi vida, lo tengo más claro que nunca. ¿De verdad que no puedo hacerlo todo a la vez sin que pase nada? Sujetaos además porque... también voy a empezar a estudiar decoración. Porque yo cuando tenía muchos menos añitos pasaba las tardes dibujando a la vez que rediseñaba la distribución de las casitas de mis muñecos y eso era diversión para mí. ¿Cabe esta nueva faceta profesional en todo lo anterior? ¿Cómo debería mostrarme? ¿Debería separar redes por disciplina? ¿Qué es lo que más me identifica? 

Hace poco fue también mi cumpleaños (patitos) y mi grupo de amigas de la universidad me regaló un print precioso de Lyona que dice

AMA LO QUE HACES
Y HAZ LO QUE AMAS

Y yo digo que también nos amemos a nosotros.
Y supongo que la respuesta tiene que andar por ahí.