Diario visual || Para calmar a la ballenas

Tengo la barriga llena de ballenas desde niña -por eso estoy tan delgada; no me cabe mucho más- y como las ballenas son tan grandotas hacen que el estómago me pese -por eso tampoco me muevo demasiado; me canso enseguida-.

También tengo un par de conejos con uñas que a veces se enganchan en el esófago y se empieza a deslizar hacia abajo; como si fuese un tobogán. Soy una niña-parque de atracciones.

Así que poco a poco también voy teniendo trucos para decir "Eh, está cerrado por hoy".
Cuando empiezo a agitarme por el pasillo voy a por una infusión de hierbas ricas que huelan muy bien. Otras veces escojo un color y me pongo a montar caras en el cubo de rubik. También dibujo, dibujos rápidos como este de abajo, dibujos de "voy a sacarme las tripas aquí porque no debería sacármelas de verdad". Pero lo más, lo más importante para mí, es concentrarme en algo. Volver a sentir que estoy pisando el suelo y que mi cuerpo funciona bien. Así que lo que más hago últimamente es cantar. Cualquier cosa, porque la clave es intentar entonar y recuperar la voz y ajustar la respiracion a un ritmo (porque hacer respiración consciente me pone más nerviosa, hay que disfrazar el ejercicio). Y me canso al rato, obviamente. Pero al menos he recuperado un punto de referencia para seguir.

La canción 
Sentirse tranquilo y en paz de verdad que es un tesoro, así que pensad de vez en cuando en cosas que os hagan muy felices y abrazaos a ellas, y si tenéis energía también podéis salir a explorar y buscar cosas nuevas, como yo que he descubierto que me gustan la caligrafía y bailar cuando nadie mira :)

Diarios al sol

Vengo con un "¡hola!" gigante y preguntándome qué os debería contar para que esto no sea un simple texto de "he vuelto y quiero pasar más tiempo por aquí". Pensando en si empezar por todas las técnicas asombrosas que he aprendido en clase, en cómo ahora me encanta el laboratorio de fotografía analógica o en cómo transmitiros de manera interesante montañas de folios sobre economía, mercado y piezas de arte. He pensado en si las cosas que hago vale la pena como para ser escritas, en si hablaros de cómo intento dar pasos hacia un vida más saludable, en cómo el minimalismo cada vez es más fuerte en mi vida, contaros mi próxima mudanza y cómo de importante es rodearse de experiencias que te hagan más fuerte. ¡Incluso he pensado en vaciar mi mochila para vosotros y enseñaros todo mi arsenal de batalla y paseos! Por supuesto, de las primeras cosas en las que pensé para hablaros son las libretas. Pero hay mucho más: la utilidad de la escritura automática, los álbumes un poco diferentes, de cómo adaptar el sistema de leyendas del bullet journal a los apuntes de clase, de cómo voy a cambiar a partir de julio mi viejo cuaderno para estrenar tres libretos preciosos en una funda handmade... De mis últimas compras en papelería, de mis descubrimientos lectores en la biblioteca, de cómo el TFG me está quitando un poco de sueño.


Llevo unas semanas desconectada de redes sociales, excepto instagram porque esa red en concreto no me transmite la agitación que otras como twitter sí que hacen. Necesitaba hacer una pausa y centrarme en las cosas que tenía delante y terminar el curso bien y disfrutar de mis últimos días en esta ciudad.
Pasear por la hierba al sol de finales de mayo con los proyectos bajo el brazo por una facultad que sí tiene verde y que sí me ha hecho tener ganas de entrar cada mañana. La situación del curso pasado por estas fechas era salir de casa a las 7 llorando, así tal cual, porque no quería montarme en ese autobús infinito que me iba a dejar hasta muy entrada la tarde en esa facultad en la que me costaba (me cuesta) respirar.

Venga, voy a cerrar este rápido saludo con una novedad: 

¡Nueva sección en el blog! DIARIO VISUAL.

Garabatos como el que os enseño más arriba es lo que encontraréis ahí. Hace unos años tenía un blog para subir dibujos y hablar un poquito, y la verdad es que lo hecho de menos. He pensado que otra forma de contaros cosas es mostraros mis monigotes de esquina de cuaderno, porque me encanta el trazo tan fresco que sale en esas ocasiones. Estoy introduciendo cambios también en mi rutina artística y quiero recuperar los cuadernos de viaje; desde enero he probado con un A6 de hojas lisas que he llevado siempre en la mochila y me ha ido genial, así que le estoy buscando sustituto para seguir. No sé, quiero estimular muchísimo mi creatividad y estoy deseando ver qué cosas bonitas pueden salir.

Vamos, ¡que nosotros podemos!